Un candidato presidencial gasta entre 10 y 30 millones dólares en campaña

Un informe de Periodismo para Todos reconstruyó los costos para posicionar a un dirigente de cara a las elecciones. La enorme erogación en fiscales y las dificultades de la Cámara Nacional Electoral para controlar algunos pagos.

En el mundo de la política hay una cifra que cada cuatro años se instala en las oficinas de aquellos que quieren llegar a la Casa Rosada: 10 millones de dólares. Es el valor que -de mínima- cuesta llevar adelante una campaña presidencial en la Argentina.

Los especialistas hablan de un gasto total de 30 millones de dólares en vuelos privados, uso de aviones oficiales para hacer campañas, actos y cartelería, alquiler de lugares para eventos, spots y redes sociales, fiscales y boletas.

Se trata del volumen de plata con el que se debe contar para poner en funcionamiento la maquinaria de posicionamiento de un postulante que desee alcanzar el sillón de Rivadavia. Es que en este país, como en todo el mundo, instalar la imagen de un candidato no es sencillo, y mucho menos barato.

Los gastos son diversos y millonarios: desde traslados, logística y asesoramiento a publicidad y redes sociales. El mayor de los desembolsos se da en las boletas y también se debe contar con un buen colchón de dólares para pagar los viáticos de los 130 mil fiscales que se necesitan para una elección.

De boletas a aviones privados: en qué se gastan los 10 millones de dólares que cuesta una campaña presidencial
Posicionamiento y redes sociales: U$S 1.500.000
Este millonario gasto se destina a publicidad durante toda la campaña en Facebook, Instagram, TikTok y otras redes sociales; publicidad en medios digitales y en las plataformas de búsqueda (Google) para el posicionamiento del precandidato.
A modo de ejemplo, en abril pasado que algunos precandidatos a Presidente ya habían gastado dinero en redes. Horacio Rodríguez Larreta contabilizaba unos $4.428.460, de acuerdo a la biblioteca de anuncios de Facebook; su vice Gerardo Morales, unos $1.791.000; Patricia Bullrich, $828.000 y Juan Grabois, $44.500.

Ahora que comenzó formalmente la campaña, ese gasto se reactivó.

Agencias creativas: U$S 500.000
Los equipos de los candidatos contratan agencias creativas para los spots, cobertura de eventos y organización de actos. Pensar una acción de comunicación que destaque las bondades de un precandidato a presidente puede tener un costo de 50 mil dólares, por tan solo citar un ejemplo.

Publicidad en la vía pública: U$S 1.000.000
Es otro de los grandes gastos en la campaña. Los carteles y gigantografías en la vía pública y las rutas de todo el país con la imagen de los precandidatos cuesta millones. Es uno de los ítems más costosos que también incorpora la publicidad en eventos deportivos.

Boletas: U$S 4.000.000
El padrón actual del país ronda los 36 millones de electores. Es decir, hay casi 36 millones de argentinos habilitados para votar. Para cada elección, los partidos políticos mandan a imprimir dos o tres veces esa cantidad en boletas, porque en las elecciones ocurren robos o muchas de estas se pierden y necesitan stock para reponer.

Para las PASO, el Estado les entrega a los partidos políticos el equivalente en pesos a un padrón, es decir, la plata para imprimir 36 millones de boletas. A modo de ejemplo, Larreta va a recibir plata equivalente a un padrón y Bullrich, a otro.

El Estado paga cada cuerpo $2,92. En total son unos $105 millones que recibe cada precandidato de cara a las PASO. Pero eso no alcanza, porque los espacios envían a imprimir casi el doble. Lo mismo ocurre en las elecciones de octubre, aunque para esos comicios la administración pública financia dos padrones y medio.

Fiscalización: U$S 2 millones
De cara a una elección, los partidos políticos tienen que movilizar aproximadamente 130 mil fiscales en todo el país.

Es una cuenta sencilla: en los próximos comicios habrá 110 mil mesas, por lo que se necesita igual número de fiscales por cada una de estas. Pero además, los partidos deben tener jefes de establecimientos educativos. Este año serán 15 mil las escuelas habilitadas en las que se votará, por lo que el total de personas a movilizarse ronda entre las 125 mil y las 130 mil en todo el país.

A este ejército de fiscales se les entrega un viático para la comida y la movilidad.

Traslado en aviones privados: U$S 20.000 cada vuelo
Es uno de los gastos que más incómodo pone a los precandidatos a presidente y que, a su vez, más ocultan. Los traslados en aviones privados por todo el país es una constante en las campañas políticas. Según pudo saber TN en base a fuentes aeronáuticas, estos vuelos cuestan, en promedio, 20 mil dólares.

Encuestas: U$S 200.000
Una encuesta nacional, bien hecha, presencial, con alcance nacional cuesta unos 40 mil dólares. Los jefes de campaña consultados aseguraron que por campaña se necesitan al menos cinco de estas, es decir, unos 200 mil dólares

Los límites de gastos de campaña según la Cámara Nacional Electoral son los siguientes:

Para las PASO son unos $1.006.448.910
Para las generales la cifra asciende a $2.012.897.820
En el caso de llegar a balotaje, el monto fijo será el mismo que las primarias de agosto $1.006.448.910
Los montos establecidos por la CNE son para aquellos partidos políticos que presenten candidatos a presidentes