Se reanuda este martes el juicio por el crimen de Lucio

La tercera audiencia del juicio oral por el crimen de Lucio Abel Dupuy se llevará a cabo este martes a la mañana en la Ciudad Judicial. Siete personas declararon en la segunda jornada del juicio que se desarrolla en los tribunales de Santa Rosa. La audiencia se enfocó sobre los instantes entre la golpiza que recibió el nene y su llegada al hospital donde murió

Según fuentes de la tribunalicias consultadas por LA ARENA, la nueva jornada judicial comenzará a partir de las 8 donde se estima que estarán presentes las acusadas, Magdalena Espósito Valenti, madre de Lucio, y su pareja, Abigail Páez.

“Suponemos que estarán, todo dependerá de ellas, si quieren o no”, expresaron desde la Justicia.

Los voceros indicaron que prestarán su declaración al menos seis testigos que se sentarán frente al tribunal conformado por Alejandra Ongaro, Andrés Olié y Daniel Sáez Zamora, como así también de los abogados de la querella, los fiscales, y los defensores oficiales.

“Prestarán su declaración entre seis y siete testigos”, informaron las fuentes este lunes al mediodía.

TESTIMONIOS.
El juicio comenzó este jueves y provocó la atención generalizada de todo el país.

En ambas audiencias estuvieron presentes las acusadas donde se las vio distantes y, por lo general, con la mirada al suelo.

El jueves hubo un solo testigo: el padre de Lucio, Christian Dupuy, quien pidió que las acusadas no estén presentes en la sala.

Por su parte, en la mañana de este viernes se desarrolló la segunda jornada.

Un suboficial que en ese momento prestaba servicios en la Unidad Regional I, un vecino, una vecina y una enfermera, quienes le dieron los primeros auxilios a la víctima en la vía pública, relataron ese día cómo fueron esos momentos cuando Páez trasladó a Lucio en brazos hasta la posta sanitaria del barrio Río Atuel para que sea atendido. Debido a que el lugar estaba cerrado, dos de ellos trasladaron en auto a la imputada y al nene hasta el Hospital Evita.

También testificaron dos mujeres que vivían en cercanías de la casa de las imputadas. A ellas las interrogaron sobre situaciones relacionadas al día del hecho y, además, si conocían a Espósito Valenti, a Páez y a Lucio.

El último testimonio fue el de un oficial de policía que concurrió al Hospital Evita y allí fue notificado del deceso del pequeño. Por ese motivo él fue el encargado de ordenar que se preservaran distintos sitios para el inicio de la investigación.

Según la reconstrucción que hicieron los fiscales que investigación el caso, aquel día Lucio recibió una brutal golpiza entre las 17.30 y las 19.40 dentro del departamento que compartía con Magdalena, su madre, y la pareja de ella, ubicado en la calle Allan Kardec 2.385 de la capital pampeana. Una cámara de seguridad registró a las mujeres saliendo de la vivienda 19.30 y dejando sólo al menor. Unos minutos después, en la filmación se observa que solo vuelve Páez, quien luego llevó al menor a una posta sanitaria del barrio Río Atuel porque se había descompensado por los golpes.

En este punto entran en escena los primeros testigos, un suboficial de la Unidad Regional I de Santa Rosa, dos vecinos y una enfermera. Páez llegó al centro sanitario con Lucio en brazos. Pero el lugar estaba cerrado. El policía, la profesional de la salud y los vecinos advirtieron la situación y se acercaron para ayudarlos. Dos de ellos los subieron a un auto y los trasladaron hasta el Hospital Evita.

Lucio estaba en muy mal estado, con múltiples lesiones y casi sin signos vitales. De hecho, la autopsia posterior determinó que la muerte se produjo por una “hemorragia interna”, producto de las agresiones. Al ser consultadas sobre qué había sucedido, las mujeres mintieron: dijeron que habían sido víctimas de un robo y que los asaltantes habían golpeado a Lucio. Desde el hospital llamaron a la Policía provincial. El efectivo policial que concurrió al nosocomio y fue notificado de la muerte del niño fue otro de los testigos que declaró este viernes.

A su turno, también testificaron dos vecinas que vivían en cercanías de la casa de las imputadas, a quienes se les preguntó sobre situaciones relacionadas al día del hecho y puntualmente sobre la relación de las acusadas con Lucio. Si bien se esperaba a una testigo más, ella no pudo asistir por razones personales y su declaración se reprogramó

El juicio que se realiza a puertas cerradas y en medio de un fuerte operativo de seguridad, el primero en declarar fue el padre de Lucio, Christian Dupuy. Entre otras cuestiones, relató detalles de cómo había sido la vida familiar con Magdalena y Lucio, cuál fue la relación con la imputada cuando se quedó a cargo de la víctima y cuándo fue la última vez que vio a su hijo.

Horas después de su testimonio, se expresó en redes sociales para agradecer las muestras de apoyo recibido: “Quiero ser un agradecido con cada uno que envió un mensaje de apoyo, y con cada uno que se acercó y me brindó un abrazo y unas palabras, cada llamada, todo, todo. Fui muy seguro y tranquilo gracias a la contención de los profesionales que me rodearon, familia y amigos”.