Rosario: matan a tiros a un chico de 11 años e hieren a otros tres niños

En la balacera resultaron heridos una nena de 2 años, que permanece en estado reservado con un balazo en el brazo, y otros dos chicos de 13 años que están internados, uno con un disparo en el pecho -fue operado- y otro en la boca. El ataque fue realizado por un hombre. No se sabe aún el motivo.
Un niño de 11 años fue asesinado y otros chicos resultaron heridos en la madrugada de este domingo en Rosario, luego de ser atacados a tiros por un hombre que tras disparar huyó por los techos del vecindario.

El ataque ocurrió cerca de las 2:30 de este domingo en las inmediaciones de Cabal y San José, en el barrio Los Pumitas.

Un hombre según testigos apareció por la zona con armas de fuego y comenzó a disparar contra un grupo de personas que estaban en la vereda, tras el festejo de un cumpleaños. Estaban frente a un kiosco, en un barrio al noroeste de la ciudad santafesina de Rosario, y si investiga si el ataque estaba dirigido al local o hacia uno de los acompañantes de las víctimas, informaron fuentes policiales.

Los chicos, primos entre sí, salían de un cumpleaños en una casa de la cuadra y fueron alcanzados por las balas. Uno de ellos, el de 11 años, fue llevado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), donde falleció.

En la balacera también resultaron heridos una nena de 2 años, que permanece en estado reservado con un balazo en el brazo, y otros dos chicos de 13 años que están internados, uno con un disparo en el pecho -fue operado- y otro en la boca.

“Estaba terminando el cumpleaños, había sido sencillo, con pizza y jugo. Los chicos estaban en la puerta. Fue una locura”, relató un familiar de los menores.

Al llegar al lugar, la policía halló manchas de sangre y vainas servidas de grueso calibre. El atacante, en tanto, escapó por los pasillos del asentamiento al notar la presencia policial y, tras una persecución, logró huir por los techos.

Una vecina señaló a los investigadores que vio a un hombre llegar y retirarse solo, aunque analizan si contaba con un vehículo de apoyo esperándolo en cercanías del lugar del ataque.

Los investigadores tratan de determinar si el atacante disparó contra el frente del local o si directamente lo hizo contra una o varias personas del grupo donde estaban los niños.