Otra nueva variante en San Pedro: que se sabe de la variante Andina

Algunas de sus mutaciones podrían resultar preocupantes a la hora de la neutralización mediante anticuerpos y vacunas

Las variantes del coronavirus están cambiando en la Argentina. Así lo reveló el último reporte de los científicos que constituyen el consorcio PAIS.

Al principio de este año preocupaba la mayor frecuencia de la variante del SARS COV-2 identificada primero en Gran Bretaña, llamada técnicamente B.1.1.7. En la actualidad, predominan en Buenos Aires las variantes de Manaos (P.1) y una nueva variante, identificada inicialmente en Perú y conocida informalmente como “variante andina”.

Es preciso aclarar que todos los virus mutan cuando se reproducen. El coronavirus no es una excepción. Cada vez que el SARS-COV-2 ingresa a un nuevo huésped, encuentra una nueva posibilidad de crecer y multiplicarse, cambiando alguno de sus rasgos en el proceso evolutivo.

Algunos de esos cambios genéticos no tienen mayores consecuencias, pero otras mutaciones les dan a los virus una ventaja adaptativa en la naturaleza. Por ejemplo, les permiten:

transmitirse con mayor facilidad
esquivar las defensas que fabrican otros organismos
neutralizar las vacunas que los humanos desarrollan para frenarlos

Hay mutaciones que preocupan especialmente a los científicos actuales, ya que pueden constituirse en nuevas variantes del coronavirus que disparen o aceleren una pandemia. Por eso, les siguen los pasos atentamente en todo el mundo, y también en la Argentina.

Entre el interés y la preocupación
El linaje del virus identificado en Manaos genera gran preocupación en Sudamérica. Se identificó durante el segundo brote de COVID19 en esa ciudad amazónica de Brasil, cuando se creía que gran parte de la población se había contagiado.

La segunda oleada de enfermos y muertos en Manaos, entonces, debía explicarse por la acción de un virus parcialmente diferente, que resultó ser producto de las variantes del coronavirus, que incluye mutaciones genéticas que multiplican su velocidad de contagio y, quizás, también su virulencia.

La otra variante preocupante en el mundo, la británica,Sin embargo, la variante que más sorprende hoy a los científicos es la “andina”.

Variante Andina
La nomenclatura científica de la variante “andina” es C.37. Esta variante tiene una mutación en una región de su proteína spike para ingresar a las células humanas (mutación L452Q).

La variante andina se detectó en varios países: Perú, Chile, Ecuador, Brasil, México, Alemania, España, Francia, Gran Bretaña y Australia. Ahora parece difundirse rápidamente por Buenos Aires. Por lo pronto, trascendió que el presidente de Argentina, Alberto Fernández, tuvo la variante andina del coronavirus cuando se contagió recientemente.

Según los análisis del consorcio PAIS, la variante andina estaba presente en el 66 % de las muestras virales analizadas en laboratorios especializados del Gran Buenos Aires a mediados de abril pasado, mientras que se encontró en el 33% de las muestras estudiadas en CABA.

¿Cuán peligrosa es la variante andina?
Los científicos sudamericanos todavía no lo saben. Aunque, constatan que se asocia con un aumento de los casos en el AMBA, lo que podría señalar su mayor transmisibilidad.

La OMS no la considera motivo de preocupación todavía. Por el momento, sólo se clasifica como una “variante de interés”, no como “variante de “preocupación”.

En Perú, la variante andina (C.37) fue reportada inicialmente por científicos de la Universidad Cayetano Heredia y ya constituye más del 40% de los coronavirus que circulan por las ciudades de Lima y Callao, según el investigador Pablo Tsukayama.

Algunas de sus mutaciones podrían resultar preocupantes a la hora de la neutralización mediante anticuerpos y vacunas. Hasta el momento, la posibilidad de que esta variante escape a las defensas no ha sido confirmada. “De la variante P.1 (Manaos) sabemos que es más transmisible y que podría tener mayor capacidad de reinfección”, escribió el investigador peruano. “Pero de la C.37 no sabemos nada aún”.