Nuevamente San Pedro en alerta por amenazas de bomba

La tranquilidad en San Pedro se ve nuevamente perturbada por una serie de amenazas de bomba que han afectado a diversas instituciones tanto públicas como privadas. Escuelas emblemáticas como la Escuela Normal, Socorro, San Francisco, y numerosos otros establecimientos educativos como la N°13, Jardín Matadero, N°14, N°6, N°3, e Industrial, han sido blanco de estas amenazas, obligando a cientos de familias a retirar precipitadamente a sus hijos, generando un caos en el tránsito y una atmósfera de desesperación en la comunidad.

Entidades bancarias y el edificio de la Biblioteca Popular tampoco han sido ajenos a esta situación, sumándose al segundo día consecutivo de amenazas que han paralizado actividades y sembrado el miedo entre los habitantes del distrito.

La jefa distrital de educación, en declaraciones a este medio, manifestó su preocupación ante la gravedad de la situación. Las amenazas, recibidas a través de correos electrónicos, además de advertir sobre la presencia de bombas, incluyen amenazas dirigidas a los directivos y personal de las escuelas. Los mensajes, supuestamente provenientes de “Al Qaeda” el grupo terrorista, han desencadenado una respuesta inmediata de las autoridades locales.

Este lunes, el personal de la brigada antiexplosivos de San Nicolás llegó alrededor de las 10:00 de la mañana para llevar a cabo exhaustivas inspecciones en una gran cantidad de establecimientos educativos, la Parroquia Nuestra Señora del Socorro, la Municipalidad, y varios en localidades. A pesar del despliegue, los resultados fueron negativos en todos los casos, no encontrándose indicios de explosivos.

La Justicia ha iniciado una investigación para determinar el origen de los correos electrónicos y establecer responsabilidades. Se destaca que estas amenazas, aunque resulten falsas, constituyen el delito de intimidación pública, que conlleva penas de hasta seis años de prisión.

La comunidad de San Pedro espera con ansias que se esclarezca esta situación y se tomen medidas concretas para garantizar la seguridad y tranquilidad de todos sus habitantes, especialmente de los estudiantes y trabajadores de las instituciones afectadas.