Marcantonio: “Utilizaban su condición de funcionarios público para liberar zonas”

En una operación sin precedentes en los últimos tiempos, fuerzas federales llevaron a cabo un amplio operativo de allanamientos en la mañana de este jueves en San Nicolás, Ramallo y San Pedro. Bajo la supervisión de los fiscales Verónica Marcantonio y Patricio Mujica Díaz, unos 25 domicilios, entre ellos la comisaría tercera de San Nicolás fueron objeto de intensas búsquedas e investigaciones. Entre los acusados de integrar una banda que cometía robos y defraudación a la administración pública, SE ENCUENTRA EL OFICIAL PRINCIPAL Juan Reinoso, detenido en Santa Lucía

El operativo se enmarca en una investigación en curso relacionada con delitos contra la propiedad y comercialización de estupefacientes en la región, y que involucra a miembros de la Policía Bonaerense.

La sorprendente operación, que está generando conmoción en toda la región del noroeste bonaerense, resultó en la detención de ocho efectivos pertenecientes a la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Hay un grupo que fue imputado por comercialización de estupefacientes y que tiene vinculación directa con una mujer que era “representante” de Los Monos de Rosario en San Nicolás.

Según indica el informe oficial, “se llevaron a cabo investigaciones penales, donde la temática central radica en dos organizaciones criminales conformadas en su gran mayoría por personal policial de la provincia de Buenos Aires”. Dichas actuaciones se encuentran a cargo de las Unidades Funcionales de Instrucción Nro. 1 y 14 cuyos titulares resultan ser la Dra. María Verónica Marcantonio y el Dr. Patricio Múgica Díaz

Por qué fueron detenidos los policías
De acuerdo a lo que indicaron desde el Ministerio Público Fiscal, “estas organizaciones delictivas comandadas por funcionarios policiales, se dedicaban a cometer delitos contra la propiedad (Hurto – Robo Agravado, en poblado y en banda, mediante el uso de armas), contra la libertad (privación ilegal de la libertad), conjuntamente con civiles”. También se pudo determinar que “se efectuaban custodias sin la debida registración y sin dar aviso a los superiores y manejo discrecional de las horas adicionales (Core) trabajadas, beneficiando así al personal policial elegido, del cual a su vez, se recibían retornos dinerarios (fraude a la administración pública)”.

Asimismo en una de las investigaciones se encuentran imputados funcionarios policiales por el delito de comercialización de estupefacientes, doblemente agravada por haber sido cometido con la intervención organizada de tres o más personas y por agentes policiales encargados de la prevención y persecución de los delitos previstos en la ley 23.737; incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad e ideológica.

Cómo fue el operativo
Coordinado por agentes judiciales y la participación de la Delegación de Policía Federal Argentina, se llevaron a cabo un total de25 diligencias de allanamientoen diversos puntos del Departamento Judicial y se procedió al secuestro de gran cantidad de teléfonos celulares, dispositivos de almacenamiento de datos, armas de fuego, material estupefaciente en gran cantidad, fraccionado y listo para la venta (clorhidrato de cocaína, marihuana, éxtasis), balanzas de precisión, dinero en efectivo (pesos argentinos y dólares), una camioneta utilizada para el transporte del material y estupefacientes.

PRIMERA PLANA