Emergencia Nacional: Vicente necesita urgentemente trasplante de hígado e intestino

La historia de Vicente León Verdon Budiño es un testimonio de lucha y esperanza desde el momento en que llegó al mundo prematuramente el 13 de septiembre de 2018, en el Hospital Italiano de Rosario. Diagnosticado con Gastrosquisis, un raro defecto de la pared abdominal, su vida se convirtió en una batalla constante contra el tiempo y la adversidad.

Con apenas dos horas de vida, Vicente fue sometido a su primera cirugía para colocar sus intestinos en su abdomen, marcando el inicio de una serie de desafíos médicos que él y su familia enfrentarían en los años siguientes.

A los 45 días de vida, una reexploración quirúrgica reveló una complicación inesperada: sus intestinos estaban adheridos, lo que complicaba su funcionamiento normal y requería medidas extremas para su supervivencia.

Los días se volvían semanas, y las semanas se volvían meses, mientras Vicente esperaba en cuidados intensivos, enfrentando una serie de complicaciones médicas que ponían en peligro su vida. Las esperanzas de sus padres se desvanecían con cada día que pasaba, pero su amor inquebrantable por su hijo los mantenía firmes en su lucha.

La situación llegó a un punto crítico cuando los médicos informaron a los padres de Vicente que debían prepararse para lo peor. Sin embargo, en medio de la desesperación, una chispa de esperanza surgió con la llegada de un tratamiento experimental que finalmente mostró signos de mejoría para Vicente.

Hoy, Vicente y su familia enfrentan su desafío más grande hasta ahora: la necesidad urgente de un trasplante de hígado e intestino. Cada minuto cuenta en esta carrera contra el tiempo por salvar la vida de Vicente.

La familia de Vicente hace un llamado desesperado a la generosidad de la comunidad y la conciencia sobre la importancia de la donación de órganos. Su historia es un recordatorio conmovedor del poder del amor y la resiliencia en medio de la adversidad más desgarradora.

La situación es extrema y la espera es angustiosa. Vicente necesita la donación de dos órganos vitales que están en la lista del INCUCAI: el intestino y el hígado. Su vida depende de la generosidad y solidaridad de quienes puedan ayudar.