El Gobierno comunicó que les descontará el día a los estatales que se sumen al paro general de la CGT

En la antesala del paro general convocado por la CGT para el próximo jueves 9 de mayo, el Gobierno liderado por Javier Milei anunció que descontará el día a los empleados estatales que se sumen a la medida de fuerza, instando además a que se denuncien posibles actos de extorsión.

“El paro carece de una justificación clara. La línea 134 sigue activa para reportar casos de extorsión. A los empleados estatales que participen del paro general se les descontará el día de sus salarios.

Las organizaciones que se sumen a la marcha deberán cubrir los gastos que esta ocasione”, afirmó el portavoz presidencial Manuel Adorni durante su habitual conferencia de prensa en la Casa Rosada.

El paro convocado por la central sindical responde al rechazo de las reformas impulsadas por la administración de Javier Milei, mientras los sindicatos presionan a los senadores para que voten en contra del capítulo laboral incorporado en la Ley Bases y para revertir la eliminación del impuesto a las Ganancias para los trabajadores, medidas que obtuvieron media sanción la semana pasada en la Cámara de Diputados.

“Mañana paran aquellos que abogan por el atraso y que lo cargan sobre los hombros de los trabajadores. Solo conseguirán el desprecio de aquellos que desean ir a trabajar”, añadió Adorni, quien enfatizó en varias ocasiones que la medida de fuerza afectará a más de 6 millones de trabajadores.

Uno de los puntos conflictivos reside en si también se sancionará a los empleados estatales que no puedan asistir al trabajo debido a la falta de transporte, dado que el paro afectará los servicios de trenes, autobuses y metro.

Ante esto, Adorni respondió: “Descontaremos el día a aquellos a quienes interpretemos que no asistieron por el paro y no por la falta de transporte, ya que todos enfrentaremos alguna dificultad”.

“Nuestro gobierno enfrentaron dos paros generales, dos paros sectoriales, dos huelgas docentes, un paro de trenes, un paro aéreo y más de 100 manifestaciones e intentos de bloqueos.

En cuatro años de gobierno de Alberto Fernández, no hubo ningún paro. Desde 1983, el 64% de las 44 medidas de fuerza convocadas por la CGT fueron contra gobiernos no peronistas”, agregó el portavoz presidencial Manuel Adorni.

Adorni fue contundente en su crítica hacia los sindicalistas. Mientras tanto, la CGT persiste en su presión sobre los senadores. Pablo Moyano, líder camionero y uno de los cosecretarios de la central obrera, advirtió recientemente que “el paro general es un mensaje para los senadores y senadoras de otros bloques, supuestamente dialoguistas, que aún no han tomado una decisión”.

“Les exigimos que no voten a favor de la Ley Bases”, lanzó Moyano mientras participaba en una protesta de su gremio en el Polo Petroquímico de Dock Sud.

El paro convocado para este jueves será el segundo paro general de la CGT desde el realizado el 24 de enero pasado, apenas un mes y medio después de la asunción de Milei.

Por último, en la última pregunta de la conferencia de prensa, Adorni fue consultado sobre las declaraciones del vicejefe de Gabinete, José Rolandi, quien insinuó la posibilidad de cambios en la ley si su aprobación se ve amenazada.

Adorni intentó inicialmente minimizar esta posibilidad, señalando que forma parte del debate legislativo y que corresponde a la opinión de Rolandi.

Sin embargo, luego admitió que si existe la posibilidad de ganar consenso adicional, se tomarán medidas en consecuencia.

La radio 100