Crisis narco en Rosario, ordenan descabezar a la cúpula del Servicio Penitenciario Federal

En medio del fuerte reordenamiento logístico por la lucha contra el narcoterrorismo en Rosario, la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ordenó descabezar a la cúpula del Servicio Penitenciario Federal.

La funcionaria, que esta mañana brindó una conferencia de prensa en la ciudad santafesina junto al gobernador Maximiliano Pullaro, desplazó de sus cargos a Juan Eduardo Velarde y José Luis Guarino, director y subdirector nacional de esa fuerza, respectivamente.

Los reemplazantes, según confiaron fuentes oficiales a Clarín, serán Fernando Martínez y Diego Morel. Pero la nueva conducción de la fuerza que administra las cárceles federales recién será oficializada en las próximas horas por la propia funcionaria.

El desplazamiento de la cúpula del SPF se habría producido en el marco de las medidas adoptadas por el comité de crisis que busca mitigar la violencia narco en Rosario. En los últimos días, por caso, hubo requisas por las que se sustrajeron celulares de decenas de detenidos en los penales santafesinos.

Esa institución en enero pasado había regresado a la órbita de Seguridad tras haber estado bajo el paraguas del ministerio de Justicia en el gobierno de Alberto Fernández. El exmandatario había designado al frente de esa fuerza a una ex integrante de “Justicia Legítima”, María Laura Garrigós de Rébori.

Ex jefes con Cambiemos
En este marco, los nuevos jefes del SPF cumplieron roles destacados en la fuerza durante la administración de Cambiemos. “A Morel incluso le balearon la casa”, recordó un ex integrante de la fuerza durante la gestión de Mauricio Macri al hacer referencia a un episodio que replica el modus operandi de los narcos rosarinos.

Martínez, en tanto, integró la institución entre enero de 1989 y mayo de 2020. El jefe penitenciario supo cultivar una gran relación con Bullrich. Pero fue desplazado cuando el expresidente Fernández decidió intervenir la fuerza con el argumento que ésta tenía supuestos lazos con la denominada banda de “cuentapropistas” de la AFI macrista que entonces investigaba el juez federal Federico Villena, en el marco de un supuesto espionaje ilegal.

Como sea, la decisión de Bullrich de descabezar la cúpula del SPF se produce en medio de la ola de violencia narco en la ciudad ribereña. Pero también la conducción desplazada cargaba con el lastre que produjo la fuga de Mauricio “Caníbal” Laferrara, jefe de sicarios del capo narco Esteban Lindor Alvarado, que permanecía detenido en la cárcel de Villa bajo un régimen “más laxo” que el de otros presos con similar prontuario.

CLARIN