Choque de trenes: la trama detrás de otro préstamo del BID para una obra que no se ejecutó en el kirchnerismo

Actualmente, estaba previsto un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo por US$500 millones, que había quedado pendiente de los últimos meses del gobierno de Alberto Fernández, y que el martes fue prorrogado. Pero en el pasado, el organismo otorgó otros créditos que no llegaron a buen puerto.

La ausencia de recursos no es la única explicación del mal estado del sistema ferroviario. También tiene mucho peso la desidia de los funcionarios públicos, inclusive para hacer obras que se supone que se pueden financiar con fondos de organismos multilaterales.

Este viernes, el periodista Marcelo Bonelli reveló que durante el gobierno de Alberto Fernández estaba lista la licitación de la señalización de los trenes para ser adjudicada hacia el final de la gestión. Eso no sucedió y tampoco se llevó a cabo en la actual administración de Javier Milei.

En rigor, estaba previsto un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por US$500 millones, que el martes fue prorrogado por otros 90 días, por la decisión de postergar toda obra no iniciada.

Ahora, TN accedió a los datos de otro préstamo del BID por US$700 millones que obtuvo Florencio Randazzo cuando fue ministro de Transporte de Cristina Kirchner y que tampoco llegó a buen puerto.

En 2013, Randazzo -que fue candidato a vicepresidente de Juan Schiaretti durante la campaña electoral-, negoció con el BID un crédito para electrificar el ramal Roca – La Plata – Constitución, una obra que tenía 42 años de atraso y logró un financiamiento de US$500 millones para realizar ese proyecto a partir de 2014.

Es así que el BID, por intermedio de su presidente Luis Alberto Moreno, financió por primera vez en el mundo un proyecto de infraestructura ferroviaria. Esa obra se finalizó y Randazzo le sacó a Moreno la promesa de que el Banco desembolsara otros US$700 millones para electrificar la Línea San Martín, en la cual se produjo el viernes el accidente con formaciones Diesel compradas durante la gestión de Julio De Vido

La obra de electrificación del Roca finalizó en los plazos previstos. De hecho, durante la gestión de Randazzo se ejecutó más del 90%; y el recién asumido presidente Mauricio Macri la completó e invitó al exministro de Transporte a la inauguración.

Macri mantuvo la idea de avanzar con el San Martín y en julio de 2018 el Gobierno anunció que con una inversión de US$500 millones se electrificaría ese ramal.

En ese momento se conocieron cinco ofertas. Y la más baja fue la del consorcio integrado por la local Supercemento, China Railway International Group y China Señal & Comunicación Ferroviaria Internacional. No obstante, surgieron desinteligencias y el proyecto quedó pendiente para el período de Alberto Fernández, que anunció en 2022 que iba a volver a licitar la obra.

Además, el gobierno kirchnerista dio a conocer que compraría 70 coches rusos para que corran en esos ramales, siempre y cuando los capitales de ese país financien un préstamo para la operación. Nada de eso sucedió nunca. De modo tal que el BID vio caído el préstamo de US$700 millones para electrificar ese ramal.

TN