A dos años de lucha por una sala de neonatología en el hospital local

El pasado 8 de abril marcó el segundo aniversario de una marcha histórica en San Pedro, donde cientos de personas se congregaron para exigir una sala de neonatología en el hospital local, así como un parto respetado y profesionales capacitados en el área. Esta lucha comenzó cuando Lara Riva compartió en redes sociales el dolor de perder a su bebé, llamada Cielo. Riva recibió el apoyo de un grupo de madres que compartían su objetivo de mejorar las condiciones de atención neonatal en la ciudad.

El grupo, que ahora lleva el nombre de “Mi Cielo”, ha trabajado incansablemente para brindar apoyo a las madres, desde problemas durante el embarazo hasta los primeros años de vida del bebé. Sin embargo, actualmente enfrentan desafíos significativos. Mariana Reynoso, quien lidera el grupo, lamenta la falta de información sobre el equipamiento donado en octubre de 2022 para la neonatología.

“Siento que hemos iniciado una gran lucha y no la abandonaremos. Ya somos 104 madres que no bajamos los brazos. También es crucial tener estadísticas precisas; muchos bebés prematuros son trasladados y nacen en otros lugares sin ser registrados en San Pedro. De esta manera, no podremos avanzar. Estamos visitando localidades, ayudamos, brindamos mucha contencion. Ademas hoy tenemos la ayuda de una Fundacion que se llama Ciudadanos del Mundo quienes una vez por semana me mandan leche y cajas de galletitas. Hay mucha solidaridad de la gente. El grupo de acompañamiento esta las 24 horas activos”

Lara Riva, con lágrimas en los ojos, expresó: “El propósito que me dejó Cielo es esto, la lucha constante para que ningún bebé vuelva a pasar por lo mismo. No sé de dónde saqué fuerzas ese día, pero sentía que debía contar mi historia”.

La marcha del 8 de abril de 2022 fue un hito en esta lucha, donde las personas se congregaron pacíficamente frente al municipio para entregar un petitorio con sus demandas. Sin embargo, dos años después, el grupo “Mi Cielo” sigue enfrentando obstáculos y exige que sus voces sean escuchadas nuevamente.

En el mes de febrero del año 2022, Lara compartió fotografías de su pequeña Cielo y escribió un emotivo texto para pedir que se sumen a su deseo de que San Pedro tenga una sala de neonatología:

“El 28 de enero de 2022 llego a la guardia del Hospital de San Pedro, con un gran dolor que venía hace un semana en el estómago. No me dejaba respirar. Me dejaron desde las 4 de la mañana hasta las 7 sentada con suero, y mi dolor no se iba.Después de unas horas, me pasaron a una cama y me dijeron que era hipertensa. A las horas, mi presión no se estabilizaba. Mi bebé me estaba haciendo mal y yo a ella. Hacía unos días había parado de crecer por este problema. Tenía Preclamsia y corría riesgo yo y mi bebé. No podía seguir esperando.
uvieron que pedir derivación porque mi bebé no se salvaría si nacía acá en San Pedro, ni yo tampoco. Me aceptaron en el hospital Juan Fernández de Capital Federal, pero eran las 8 de la noche y no tenía ambulancia hasta que mi familia empezó a moverse. Me trasladaron a las 10 de la noche. Llegué al Fernández a las 12.00.
Enseguida me estabilizaron la presión, me dejaron en observación 48 horas, pero no me estabilizaba. Cielo ya no podía seguir dentro de mi panza con 29 semanas y un día. Su peso estaba mal, hacía días no crecía dentro mío.
El día 30 a las 23.50 me hicieron la cesárea, con 17 de presión. Y nació Cielito, con 940 gramos. Estaba perfecta, no necesitó reanimación, nada. Estuve 3 días en terapia. Evolucionaba bien, me levantaba para ir a ver a Cielo, para darle su leche. Estaba subiendo de peso, respiraba bien, todos estaban sorprendidos por lo bien que evolucionaba.Me dieron el alta y me quedé en una residencia para madres adentro del Hospital, al lado de Neo. Estuve así una semana, al lado de ella, dándole leche, tocándola, viéndola, dándole todo mi amor. Sin poder creer que era tan hermosa y tan fuerte. Estaba por cumplir su semana de vida y en una noche su leche se acumuló en los intestinos.
Me levanto a las 6 de la mañana, porque presentía que ella me necesitaba. Entro a Neo y me estaban esperando los doctores. No podían creer. No tenía explicación. Estaba súper bien, le habían sacado su respirador un día antes. Si ella se estabilizaba, la derivaban a Gutiérrez para poder operarla. Tenía muchas esperanzas.
A las 11 de la mañana, me dicen que Cielo empeoró. Que no pueden sacarla de Neo. Me decían que ella necesitaba un milagro, que su intestino se había perforado, que ya estaba. Y yo seguía dándole fuerzas a ella, llorando, mirándola, dándole aamor para que mejore y pudieran trasaldarla.
Siempre se mantuvo con los ojos abiertos, moviéndose a pesar del dolor. Durante todo el día estuvimos a su lado junto a su papá, dándole amor, para que nos sienta. A las 11 de la noche me llaman para que la tenga en los brazos. Mi mundo se había parado. Sentí lo que era el verdadero amor con ella. No podía creer lo que estaba pasando. Disfruté tanto tenerla en mis brazos, tanto, tanto.
A la 1 de la madrugada del día 6, a la 1 de la mañana volví a entrar a Neo. Su papá la agarró con mis brazos y escuché sus últimos dos suspiros, y se fue, en mis brazos. Ese 0 de vida en pantalla me dejó un dolor inmenso. Me quedé con ganas de disfrutarla más, de que use todas sus cosas que la estaban esperando. Nunca voy a entender el por qué de ella, pero sé que si nacía acá en San Pedro no tenía la suerte de conocerla y sentirla. Y tal vez me hubiera ido yo.
Me gustaría que alguna mamá que haya pasado por esto, por este dolor o por algo así, luche conmigo para que pongan Neo en San Pedro.

Donación de equipamiento de neonatología al Hospital
Octubre 2022
La anunciada donación de equipamiento destinado a prestaciones de neonatología que adquirió la empresa Nucleoeléctrica Argentina dentro de un programa de “Responsabilidad Social Empresaria” orientado a la salud
En un convenio firmado hace algunos meses quedó plasmada la voluntad de la empresa de realizar una donación que se orientó a pedido del Intendente Salazar y del equipo de salud, a las prestaciones que pueden realizarse para casos de recién nacidos que requieran una atención más compleja.
El Intendente Municipal, Dr. Ramón Salazar y el presidente del Directorio de Nucleoeléctrica Argentina, Ing. José Luis Antúnez encabezaron un emotivo acto junto a autoridades provinciales, municipales, profesionales, personal del Hospital y de la empresa.
El jefe comunal remarcó la importancia de esta concreción que no quedó solo en el anuncio y que hoy quedará al servicio de los profesionales médicos y de la comunidad. Además alentó a otras empresas a tomar el modelo de Nucleoeléctrica Argentina que ha tenido un gesto muy valioso con la comunidad sampedrina.

El equipamiento recibido es el siguiente:
– Incubadora de transporte MEDIX TR200 completa con carro, tubo de oxígeno con regulador, mástil porta suero y batería.

– Respirador de transporte Leistung PR5 TT completo con pedestal rodante y porta cilindro de oxígeno.

– Incubadora marca MEDIX NATAL CARE básica

– Cervocuna marca MEDIX Modelo SM-401

– Luminoterapia marca MEDIX MEDILED

– Bomba de infusión a jeringa EDAN LEEX S7 (Acepta todo tipo de jeringa).
Y arribará a nuestra ciudad en los próximos días un Monitor multiparamétrico marca EDAN LEXX X10 5P pantalla color LCD de 10” ECG, PNI, SPO2, RES y TEMP