A días del inicio de clases, gobernadores buscan cerrar las paritarias docentes y evitar paros en año electoral

Gobernadores de todo el país creen que pueden cerrar las paritarias sin mayores tensiones. ¿Qué negocian con los docentes y por qué a nadie le conviene el conflicto?

La semana que viene empiezan las clases en la mayoría de los distritos del país. En los principales distritos, dirigentes confían en que este inicio del ciclo lectivo en año electoral se resolverá sin paros. El acuerdo logrado la semana pasada a nivel nacional ordenó la negociación en muchas provincias. Hay una máxima que todos repiten: “Con el paro, todos pierden”

“El acuerdo en realidad fue de un 43% con revisión en mayo y julio, pero el gobierno lo cerró en un 33,5% para bajar las expectativas inflacionarias”, cuenta uno de los dirigentes que se sienta a la mesa de negociación.

Los ministros de Educación, al igual que algunos dirigentes sindicales, coinciden en que no hay panorama de conflicto en general y que tampoco hay ánimo de ir a medidas de fuerza.

Los distritos con más chicos en las aulas
En provincia de Buenos Aires confían en que “será el cuarto año consecutivo sin problemas”. La relación entre el gobernador Axel Kicillof y el líder de SUTEBA, Roberto Baradel atraviesa un buen momento en la necesidad de aliarse en un año electoral difícil para el kirchenismo.

En la provincia las clases comienzan el 1º de marzo. “Miércoles o jueves convocaremos a los gremios y la propuesta irá acorde a lo resuelto en la paritaria nacional”, confía un importante funcionario bonaerense. El salario inicial docente en marzo será de $130 mil pesos y el aumento se compone de un 17,5% en marzo, 8% en abril y 8% en julio. En esta línea, será la propuesta a los gremios docentes.

La Ciudad de Buenos Aires tiene un escenario más acotado. Las clases comienzan el lunes 27 de febrero y desde el gobierno porteño confían en llegar a un acuerdo esta semana. “La propuesta gira en torno al 60% similar a la de los estatales y en sintonía con lo que pide el Gobierno nacional”, esbozan en el ministerio de Educación, sumándose a la meta inflacionaria de Sergio Massa para 2023.

Un docente en la Ciudad que recién se inicia en jornada simple gana $112 mil en mano, mientras que uno con antigüedad llega a $136 mil netos.

En el resto de los distritos del país el escenario es de lo más variado. Y las negociaciones salariales las marca el gobernador de cada distrito de acuerdo a sus necesidades electorales. Nadie quiere tener un paro docente.

A24