115° Aniversario de San Pedro Ciudad

La declaración de San Pedro como ciudad el 25 de julio de 1907

La ciudad celebra hoy un nuevo aniversario de su fundación. El acto oficial estaba previsto para las 10 horas en la Plazoleta 25 de julio, Boulevard Paraná y Avenida Sarmiento pero fue suspendido ante las condiciones climáticas

San Pedro, cuyo nombre completo es Rincón de San Pedro Dávila de los Arrecifes, es una ciudad argentina y puerto de la provincia de Buenos Aires, en la margen derecha del río Paraná junto a la desembocadura del río Arrecifes sobre el anterior río. Es la cabecera del partido homónimo. Se encuentra a 164 km de Buenos Aires y a 141 km de Rosario, ambas por la Autopista Buenos Aires – Rosario.

La fundación de San Pedro se remonta a 1748. Sin embargo, ya en 1637, un documento firmado por Pedro Esteban Dávila, (Caballero de la Orden de Santiago, Gobernador y Capitán General), marca el origen del nombre de Rincón de San Pedro en el pago del río Arrecifes. A estas tierras se las denominaron Rincón de San Pedro Dávila de los Arrecifes.

El pueblo comenzó a tomar forma cuando en 1750 se inicia la construcción del Antiguo Convento Recoleto de Franciscanos (por decisión del presbítero Antonio Goicochea), alrededor del cual se comienzan a agrupar los pobladores.

En Buenos Aires, Juan Facundo Quiroga se dedicó a la administración de la estancia que compró en San Pedro. En esa zona viven sus descendientes, varios heredaron su nombre completo de Facundo Quiroga. Durante su estadía fue el único que se atrevió a visitar al expresidente Bernardino Rivadavia en el buque en que llegaba de vuelta, al que no se permitió desembarcar y se envió de regreso al exilio.

La declaración de San Pedro como ciudad data del 25 de julio de 1907.

Sello y escudo municipal de San Pedro
Con el nombramiento de San Pedro ciudad quedó sellado con el nuevo escudo institucional, pintado por Jovita de Oliveira Cesar en 1907, el original se puede apreciar en el Museo Histórico Regional Fray José María Bottaro en la calle 9 de Julio 134, pegado al Palacio Municipal, sede del gobierno local.

Un escudo que representó las tres actividades más importantes de esos años: la ganadería, agricultura y el puerto, tres rubros que posicionaron a la ciudad como eje de la provincia en lo productivo.

“El túnel verde”, en la localidad de Ingeniero Moneta, es una formación que quedó del trabajo del pionero irlandés, Edward Muhall, quien trajo al país en 1862 desde Mánchester, Inglaterra, las primeras semillas de algodón.2​

Eduardo Depietri desarrolló en la década de 1930 un ferrocarril de trocha angosta con destino al puerto local para el embarque de granos, en competencia directa con los grandes ferrocarriles de concesión británica que se concentraban en Buenos Aires y lograron imponerse.

Una particular historia se vivió en la estación Santa Lucía, la que sigue a ingeniero Moneta, donde la enfermera y feminista Cecilia Grierson, que nació en el lugar, se las ingeniaba para votar antes de que se sancionara la ley de voto femenino, lo que la presenta como la primera sufragista argentina que pudo cumplir con su vocación cívica por una interpretación de la ley.2​

Durante la última dictadura militar, la comisaría de San Pedro fue un centro clandestino de detención en el que se efectuaron torturas.3​

Fernando Chiodini, a través de su perfil en Facebook, es recopiló todos apuntes y elaboró una reseña de la evolución de la ciudad

Cuando San Pedro se transformaba en ciudad…
En aquella primera década del siglo XX, cuando el pueblo de San Pedro estaba muy cerca de convertirse en ciudad, ‘se produjo “la inauguración del edificio de la sucursal del Banco de la Nación Argentina en la esquina que forman las calles Pellegrini y Defensa “. Desde “El Independiente” se adelantaba que “A este acto que tendrá todas las proyecciones de un acontecimiento local, concurrirán desde la capital altos empleados del Banco, la institución más poderosa de la república”.
Este importante acontecimiento dio lugar a la formación de una Comisión organizadora de una demostración en reconocimiento y homenaje a esos esperados funcionarios, integrada por los señores Benito Fernández, Víctor Suero, Carlos Meyer, Andrés Rocca, Germán Tejerina, Nicolás Perazzo, Agustín Vaccari, Alejandro Ruggia, Héctor Coana, Antonio Zaldúa, Francisco Romero y Carlos Rempel.
Tal como estaba previsto y de acuerdo a las noticias del periódico, el 21 de julio de 1907 los visitantes fueron recibidos en la estación local por una comisión del comercio local, y después del lunch servido en el nuevo edificio del Banco en el que se pronunciaron varios discursos alusivos al acto, recorrieron el pueblo en carruaje, acompañados por el señor gerente Félix Madrid y varios vecinos. Por la noche tuvo lugar el banquete anunciado en el amplio salón del Centro Español, al que concurrieron. más de ciento veinte comensales, en su mayoría representantes del comercio local, y en el cual hubo palabras del Sr, Germán Tejerina para ofrecer ese homenaje, y del Sr. Solveyra para agradecerlo en nombre de los obsequiados. A continuación “se improvisó una tertulia en el Club Unido, la que con inusitada animación se prolongó hasta altas horas de la noche. Los huéspedes se ausentaron para la capital federal esa misma noche”.
Estas importantes informaciones coincidieron con otra relevante noticia que El Independiente publicaba, al conocerse que “la cámara de diputados de la provincia, en su sesión del viernes 19 de julio de 1907, había declarado ciudades a los pueblos de San Pedro y Mar del Plata. Poco a poco se van cumpliendo los pronósticos de que este pueblo, tanto por su situación topográfica, como por la importancia de sus industrias y comercio, llegaría a ser ‘ una gran ciudad. ”
Entre los saludos recibidos por ser declarado ciudad, se destacan las palabras de “La Idea” de Pergamino: “Es un rasgo de prominencia, un título honroso que legítimamente le corresponde por los esfuerzos hechos en tal sentido, traducidos en una labor no interrumpida de prosperidad común”. “La inauguración del edificio para la sucursal del Banco de la Nación, obra suntuosa y bella, y una nueva concesión portuaria cercana a la destilería La Estrella, son dos signos más de progreso efectivo que atrae y empuja hacia senderos de grandeza”. “Felicitamos al vecindario de San Pedro por estas conquistas dignas de encomio y de recuerdo, y lo exhortamos a que no desmaye en la ruta que se ha impuesto respondiendo a los anhelos y necesidades comunes. ”
Pasaron 115 años y esas palabras de aliento se mantienen notablemente actuales. Sólo resta esperar que iluminen siempre la ruta ideal a seguir por este querido San Pedro.
Julia Mclnerny
Fuentes:
Periódico “El Independiente” – Archivo – Números 792 -795 – 796 – 797